Monday, April 10, 2006

Mis papás


Ayer domingo fuimos a visitar a mi mamá, la vimos muy bien y aún cuando le cuesta trabajo caminar, está muy bien de salud y mentalmente está increíblemente bien, se sabe de memoria no se cuantos números telefónicos. Realmente me llena de gusto verla asi, además siempre muy positiva, de carácter muy fuerte y no se doblega fácilmente.
Creo que es buen momento de hablar de mis papás.
Mi mamá siempre tuvo muchas amistades y cuando esa foto, la habían nombrado "reina de los nadadores", era un grupo de muchachos que nadaban en un centro deportivo, y fué cuando mi papá la conoció.
Resulta que él no sabía nadar y como le gustó mi mamá, pues cómo iba a presentarse y a decirle que no nadaba?... No, nada de eso, asi que antes de hacerse presente, fué a la YMCA a tomar clases de natación.
El fué el que nos enseñó a nadar a mis hermanos y a mi, y aprendimos a en el mar y no en una alberca.
Bueno, entonces ya listo, un día invitó a mi mamá a nadar, por supuesto!! nos contaba mi papá que llegaron a la alberca y empezó a echarse clavados y a nadar y mi mamá, en la escalera de la alberca, sentada, viéndo todas sus gracias.
Mi papá fué y le dijo que fueran a nadar. Qué??? le contestó mi mamá... Ni de chiste, yo no se nadar :0).
Cómo que no sabes nadar?, no y ni quiero aprender contestó mi mamá... He de decir que nunca aprendió, cuando íbamos a la playa, se sentaba a que las olas la empujaran de un lado a otro, pero nunca se metió ni siquiera donde el agua le llegara a la cintura.
Pero eso si, le enseñó a Somi a nadar cuando tenía 2 años de edad, o sea que la teoría la sabía perfectamente.
Siempre nos hacía reir con esa anécdota, pues nos imaginábamos a mi mamá bien pescada de la escalera.
Lo que es ahora la Calzada Zaragoza, para salir a Puebla, existían muchas albercas, precisamente en una llamada Elba, que creo todavía está en funcionamiento, conocí a mi primer novio, claro que ya tenía 5 años de edad para ese entonces... jajaja.
No, no es cierto, tenía 17 años se llamaba Antonio, estudiaba Medicina en la UNAM y estaba internado en el Pentatlón Universitario, pues él era de Taxco, Gro. lástima que no tengo una foto, pues era bastante bien parecido, si no, pregúntenle a su abuela... inclusive mi abuelita cuando llegaba a visitarme a la casa me decía... Ya llegó tu rorro :o).
Bueno, creo que me dejé llevar por mis recuerdos de las famosas albercas.
Cuando yo nací mi mamá tenía veinte años y mi abuelita cuarenta. Mi mamá siempre fué muy valiente en todo, no le importó seguir a mi papá a cualquier parte que lo mandaban, mi papá nos hacía juguetes, y le gustaba hacernos dulces, nueces garapiñadas, palanquetas de cacahuate, nieve de cualquier sabor, raspados, tengo tantos y tantos buenos recuerdos de mi papá.
Este relato como que tuvo un poco de todo.
Hasta mañana.

3 comments:

Lydia said...

Y siempre andaban tan bien vestidos?

malintzi said...

Si, tú crees? por alguna razón la gente se vestía mejor que ahora. Y no sabes el gusto que me dió encontrar tu comentario :) me da mucho gusto que te sientas mejor. Un abrazo muy fuerte >;D<

MiguelEzquerra said...

Te felicito por tus comentarios y sobre todo por Antonio, pentathleta que seguramente forjó su carácter en la recia escuela de ciudadanía que es el Pentathlón Universitario. ¿Tienes alguna foto o documento del Penta?