Thursday, July 28, 2016

SIGUE TIA CHELO

Era una narradora extraordinaria, si te platicaba una película, te iba diciendo como iban vestidos, como se veían, cómo entraban, en fin, todo meticulosamente contado.

A mi hermano Paco y a mi nos llevaba una vez al mes al cine, había dos que pasaban caricaturas y películas infantiles... el cine Colonial y Disneylandia.

Nos arreglaba muy especialmente y nos íbamos felices, pues sabíamos que a la salida, iriamos a cenar, por lo regular hot cakes con chocolate.

Era muy cariñosa y muy paciente.  Yo me mareaba muchísimo en los camiones y no se diga en los tranvías, esos que ya no existen.  Un día que iba con ella,  a la altura del reloj chino, por la Sría de Gobernación hoy día, me empecé a sentir muy mal y me dijo... vamos a bajarnos.  Como les digo, ella usaba zapatos de tacón alto y de allí caminamos a la casa o sea a La Libertad, que queda muy cerca de la Lagunilla, no es tan cerca.  Sin embargo en ningún momento se quejó, al contrario, me compró cosas para que se me asentara el estómago.  Así era ella.

A Chelo y Pepis seguido les llevaban serenata, a mi me gustaba mucho cuando me despertaban los primeros compaces de las guitarras... a Chelo le cantaban  una que se llama Chacha Linda y muchas más pero esa era en espcial y al último cantaban Ojos Verdes.  Y al día siguiente cuando llegaba Luis, me preguntaba... Tache, escuchaste tu canción?  Claro que si, muchas gracias  y se sonreía muy contento.

Le gustaba visitarnos... fue muchas veces a Valsequillo, con Pepis y Luis, nos la pasábamos muy contentos y además nos llevaban muchas cosas.

Seguido venía aqui a la casa y cuando les decía a las hijas que iba a venir, se ponían felices, porque sabían que cuando llegara, les iba a decir... a ver niñas, acuéstense y les voy a poner una mascarilla de (lo que fuera)... y ellas encantadas y mi tía haciéndoles sus mascarillas, ya ven que era especialista en eso... Tenía un cutis envidiable.  

En las noches se ponía a platicarles de su vida.. y le preguntaban y ella les contestaba a todas sus preguntas.  Se la pasaban en verdad encantadas con ellas.

Todavía tengo varias cosas que me hizo y yo las cuido mucho.  Porque se que las había hecho especialmente para mi.

Me hubiera dado mucho gusto que nos visitara cuando vivimos tantos años en Estados Unidos.  

 


1 comment:

Lydia Jacinto said...

Si, recuerdo una vez que se pintaba el pelo de moradito y una noche se equivocó y en vez de ponerse las gotas de los ojos 👀, se puso las gotas para el pelo (color morado).. en los ojos 😁🤓