Saturday, September 05, 2015

SIGO

Tiempo después, platicando, notamos que siempre anduvo rondando por donde yo estaba.

Cuando estuve internada en el Hospital Infantil, en esa misma época diario pasaba enfrente porque trabajaba con su padrastro en una obra que estaba en la misma calle un poco adelante.

Cuando trabajaba en la Clayton, se hizo un torneo, donde yo participé, fue donde aprendí, bueno, si es que se dice aprender, a jugar boliche.  Íbamos a un boliche en el centro llamado Boliche Sago.  bueno, resulta que él estuvo trabajando allí poniendo duelas.

Cuando trabajaba en Uruguay, él trabajaba enfrente en el Banco de Crédito Agrícola en unas vacaciones de Chapingo.  Y por supuesto nunca nos encontramos y si lo hicimos ni cuenta nos dimos.

Total, fue el destino, no me cabe duda, hay un dicho que dice "casamiento y mortaja, del cielo baje"... muy cierto, ya que cómo llegó Esperanza, fue a Chapingo, se enteró del baile y fuimos a dar allí.   Por otro lado, me entero que Francisco no iba a ir, no quería ir... no, no, no... no tengo traje, no tengo dinero, no voy y punto!!.

Ah no, tienes que ir, tienes que ayudarnos, yo te presto el traje, yo te doy dinero,y fue asi como nos encontramos un dia de abril de 1957.

Los Platters,  estaban de moda, a mi en lo personal me gustaban mucho.

The Great Pretender.  Es lo que Francisco decía que era.


A mi, éstas dos eran de mis preferidas.  Bueno,   realmente son muchísimas más.


Ésta con Elvis.

Hay tantas canciones que me recuedan aquellos días que nunca terminaría.

3 comments:

Lydia Jacinto said...

Oh yes, I'm the great pretender
Pretending that I'm doing well
My need is such; I pretend too much
I'm lonely but no one can tell. Me encanta!

Lydia Jacinto said...

Oh yes, I'm the great pretender
Pretending that I'm doing well
My need is such; I pretend too much
I'm lonely but no one can tell. Me encanta!

L said...

Sólo pude abrir el primer video... Y a dónde salían a pasear...