Tuesday, July 15, 2008

AUNQUE USTEDES NO LO CREAN, SEGUIRÉ MI HISTORIA

Bueno, creo que ya es tiempo de poner orden en este blog, lo he abandonado por meses y eso no demuestra mas que la pereza mental en la que me encuentro, asi que he decidido quitarme todas las telarañas y seguir con este blog.



Como no recordaba en qué me había quedado, tuve que leer lo último y con horror vi que lo último fué del 3 de mayo del año pasado!!. No, pues si sigo asi, nunca voy a terminar y el tiempo apremia :D.



Bueno, en Empalme vivimos muchas aventuras, recuerdo aquellos años con cariño, aunque el calor en verano era algo impresionante!.. pero lo bueno es que la playa Cochorit quedaba cerca e íbamos cada domingo, nos gustaba mucho ir, mi papá nos enseñó a nadar en el mar y era muy divertido jugar entre las olas, que aun siendo mar abierto no es un mar salvaje.




Nos íbamos en uno de esos "tranvías", teníamos una perrita (no recuerdo su nombre), blanco muy parecido a la "Manchas" o a Pelusa, ella era la primera que se subía, bien que sabía que íbamos a la playa. Un día mi papá dijo: hoy no va, asi que le dijimos que se bajara y muy obediente se bajó, pero cuando el famoso tranvía se echó a andar, ella corrió y corrió atras, hasta que mi papá le dijo al chofer... párese, asi que nunca más se hizo el intento de dejarla, además gozaba el mar, pobre, ella también tenía mucho calor.

Finalmente encontré una foto del tranvía, veo que estamos en él, ese era el "transporte público" que existía en aquel tiempo, no camiones, no nada :).


Pero como ven estaba bastante "ventilado"... pues asi las cosas, nos pasábamos todo el día en el mar.


Lo malo es que cuando llovía aparecían como por arte de magia las "aguas malas". En la playa había unas grandes, que parecían hongos azules, grandes, aunque decían que quemaban la verdad nunca nos pasó nada aún cuando las cogíamos.


Pero había unas muy traicioneras, unas muy pequeñas que parecían un globito, pero con una cola muy muy larga, la cual por supuesto no se veía.


Un día nadando hacia adentro, de pronto vi una y asustada me paré, pero como ya estaba muy cerca, esa cola se me pegó en el pecho y se me enredó en todo el cuerpo. No se imaginan el ardor tan horrible!!.


Salí no llorando pero casi y con llagas que se forman en un momento y me pusieron limón y no se qué tanta cosa pero nada, yo sentía que ese ardor se iba metiendo mas y más adentro, terrible, quien no haya sido quemado por una de esas aguas malas no pueden imaginarse lo que es.


Otro día, vi un pelícano que se mecía en las olas, muy tranquilo, se me hizo fácil y empecé a nadar hacia él, como para tocarlo, no se qué se me figuró cuando de pronto me tiró un picotazo, que de puro milagro no me dió, yo creo que si me pega en la cabeza, no la cuento y nadie se hubiera dado cuenta de nada. Fué un susto también muy fuerte, nunca pensé que me fuera a agredir, cuando lo había visto tan tranquilo, pero esa es la inocencia de una niña que no tiene idea de lo que puede suceder.


Y asi nos pasábamos los domingos, mi mamá llevaba comida que nos sabía a gloria. En la playa no había nada más que una "enramada" donde había mesas y sillas, de esas de las que dan las compañías cerveceras o refresqueras, una rocola, que ahorita quiero acordarme de qué canciones se escuchaban y no recuerdo. Le voy a preguntar a mi mamá ahora que la vea a ver si ella me dice.


Asi que hasta aqui le paro, porque ahora si pienso escribir si no diario si muy seguido y eso es casi casi una promesa.


Hasta pronto!

4 comments:

Mandy said...

Me gusta que retome... la historia.
La verdad como lo cuenta, a mi en lo personal me hubiera gustado estar ahi.

Saludos.

Lizette said...
This comment has been removed by the author.
Lizette said...

hola má, qué bueno que empezste a escribi tu historia, que también es nuestra. Me haces reír mucho, quizá porque me imagino el tono de tu voz y tus caras :-D
El camioncito está maravilloso, de dónde sacaste esa foto?

Te quiero!!

Anonymous said...

Pues que bueno que este blog se desempolva nuevamente, es gracioso escuchar estas historias, pues al final asi como que se de donde viene Mali y por que es asi. Jaja! yo siempre le digo que nada chistoso porque aprendio a nadar en el mar. Le preguntaba si no habia tiburones y me conto que no los recuerda, en cambio si delfines nadando a lo lejos! Que tiempos aquellos eh?