Sunday, July 29, 2007

50 AÑOS


Leyendo ayer el periódico, recordé vívidamente aquel 28 de julio de 1957.


Mis padres se fueron esa noche a una fiesta y yo me había quedado a cuidar a mis dos hermanos pequeños y después de haberlos saludado, me dispuse a seguir durmiendo, aquella madrugada del domingo.


Vivíamos en la calle de Petén en la colonia Narvarte en un departamento en la planta baja. Estaba tratando de volverme a dormir, cuando empecé a escuchar un rumor que venía de debajo de la tierra, como si algo se acercara, dando vueltas, algo muy grande... yo escuchaba sin saber qué era.


De pronto empezó la tierra a sacudirse, mi papá salió de la recámara y nos dijo: no tengan miedo, no pasa nada, párense abajo de los marcos de las puertas y asi lo hicimos, pero la tierra seguía su vaivén que a mi se me hacía interminable.


Cuando por fin terminó, volvimos todos a la cama, vale decir que yo casi no pude dormir y recuerdo que eso fue por muchos días posteriores.
Después supe por Francisco y por varias personas más que habían visto como columnas de luz salia de la tierra, algo maravilloso como siniestro, dadas las circunstancias en que se daba ese espectáculo.


En la mañana, como era costumbre para mi los domingos; luego de arreglarme, me fui a casa de una amiga, compañera de trabajo, Graciela Murga. En el camino a su casa, me encontre con muchas ambulancias, carros de bomberos y mucho movimiento, fue entonces cuando me enteré de todo lo que había sucedido, entre otras cosas, que el Angel de la Independencia se había caido, era impresionante ver aquella gran columna sin su angel en la punta.


Mucho tiempo despues, alguna vez vi la cabeza que la estaban reparando, su tamaño me impresionó, nunca pensé que sería tan grande.


Recuerdo a una compañera de oficina; Conchita, que el lunes siguiente me preguntó que si tenía un billete de un peso, a lo que le dije que si, se lo di y le tacho el ángel y me dijo, ahora si sirve :D


Ese día hubieron muertos y edificios que se derrumbron, el más famoso fue uno que tenía poco tiempo de estrenado, en la calle de Alvaro Obregón y el después se supo que era propiedad de Cantinflas.
Fueron momentos terribles, pero nunca comparados al de 1985 y deseo que nunca mas se repita.


1 comment:

Somi said...

Como va ser que ya paso tanto tiempo? Recuerdo que tu y mi papa platican precisamente de este evento, el otro dia pasamos por Reforma pues fuimos con mi abuela a la Alameda y me dijo, como cuanto crees que mide la cabeza del Angel? yo la he visto y conteste, creo que mide 50 metros, se rio estramboticamente y con una mirada furtiva me dijo, mide 10 :D