Monday, July 20, 2015

HERPES ii

Sigo con los toques eléctricos... pienso que nunca me dejarán, me dijo la doctora que siempre tendría ese virus molestando, pero que habría tiempo en que no lo sintiera y que de pronto un dia sin decir ni agua va, se presentarían nuevamente, pero en verdad  me temo que no haya esos períodos sin dolores.   

Desde a principios del año pasado en que me dio hepatitis por andar comiendo donde no debo,   

Dos meses de reposo absoluto, donde Somi se portó como una verdadera heorina, su papá también hizo su parte y yo pues queriendo levantarme, pero pensaba, todo el trabajo de ellos, los echaré por la borda y no es justo, asi que me estuve quieta.

Claro que no me dolia nada, pero también mi sobrina y ahijada Lili que estuvo monitoreándome desde Torreón,  estuvo al tanto... Lydia y Lizette, ni se digan, desde lejos me mandaban buenas vibras y me llamaban diario, lo mismo que mi mana Carmen.

Sus buenos deseos y muestras de cariño hicieron maravillas en mi estado de ánimo.

Pero después de ese incidente, quedé mal del estómago o no se de qué, total que a veces me sentia mal en la noche y la pasaba muy mal, es por eso que una vez después de eso, estando Lizette aqui, me llevó al doctor y cuando regresé, ya estaba una doctora que es la que me ha estado atendiendo. 

Bueno, asi las cosas, seguiré con mis choco aventuras, que para el caso despues de ésto ya todos las conocen porque se las he platicado.

Ya no me acuerdo en qué me quedé... que entré a trabajar a Pemex, que como no me gustó me salí.  Aqui debo hacer un paréntesis y decir que mi mamá me apoyó.

Entré a trabajar a H. Steele, era secretaria de un señor Cisteró... muy guapo y tenía a su amante en la misma oficina (qué raro) (sarcasmo).  Hablaban por teléfono por horas, todo mundo sabia, pero a ellos no les interesaba.  Un día llegó su esposa y no queren ni saber los ojos de muérete que me echaba. 

Seguro sabía del amorío de su marido y claro, pensó que era yo, pues como les digo yo era la secretaria.

Como ganaba muy poco, mi mamá recortaba anuncios de trabajos y me los daba.  Un día escribí a una dirección solicitando empleo.   

Si hubiera existido el mail, hubiera sido rápida la contestación,  Pero ni en sueños.

Un día me llaman y me dicen... hablamos de Anderson Clayton.. pensé:  y ahora, a mi también me van a seguir, porque mi papá no recibió dinero por lo que lo corrieron de Empalme?... miles de pensamientos en segundos pasaron por mi cabeza.  

Y me dicen... hablamos por su carta solicitando empleo y nos gustaría que viniera para hacerle una entrevista... ajá, pero cuánto pagan... cuánto quiere ganar y la cantidad que les dije les pareció correcta... creo que pedi 900 pesotes mensuales!!

Mañana le sigo.




2 comments:

L said...

AYYYY! La culebra!!

malintzi said...

Me sono a canción :D