Sunday, November 02, 2008

Un día de lluvia


Ya mejor ni digo nada y trato de ponerme al corriente :D

Un día, empezó a llover, ya era tarde y nos fuimos a dormir, como les he platicado, en Empalme por el calor tan tremendo dormíamos en catres, el de mis papás, ya que era matrimonial, casi llegaba al suelo.

Esa casa, aparte de alacranes, víboras de cascabel y mil bichos más, tenía otra gracia... goteaba!!

Asi que nos aprestamos a poner cubetas, cazos y todo cuanto encontramos para evitar que se mojara todo el suelo.

Después de un rato, o unas horas, mi mamá empezó a escuchar que todo lo que habíamos puesto debajo de las goteras, andaban chocando... baja el pie y ohhhhh el agua casi les llegaba al ras del catre.

Ya se imaginarán los gritos, nos levantamos, el agua ya adentro de la casa estaba bastante alta, no tanto como he visto ahora pero siendo la primera vez que nos sucedía, claro que estábamos sorprendidos.

Nos fuimos a la ventana con mi papá y dijo... si el agua llega a esa seña.. (algo que había en la reja) tenemos que salirnos de la casa... estuvimos horas y el agua ni subía ni bajaba, pero por fin cedió un poco y supimos que no teníamos que salirnos.

Lo bueno es que el suelo era de cemento, casi no teníamos muebles, por decir que no teníamos, asi que no sufrimos ninguna pérdida ni siquiera material.

No recuerdo haber sacado el agua al día siguiente ni nada, pero de seguro que había un lodazal tremendo como es natural y sucede que casi nunca llovía tan fuerte y por tanto tiempo, pero de pilón la casa estaba construída, asi como todas las del rumbo, dentro del lecho de un río, asi que el agua simplemente tomó su ruta natural, pero claro, a nosotros nunca nos dijeron que vivíamos en un río :D.

En esa casa tuvimos muchas aventuras. Les platicaré otra de ellas.

A mi me tocaba lavar los trastes después de cenar, pero por andar jugando se me hizo tarde, total, me fuí a buscar un delantal que siempre estaba en una canasta de mimbre, estaba agachada buscando a obscuras, cuando esuché que se abría la puerta... ese lugar era como un pasillo de un lado de la casa, con dos puertas, pero la que daba a la calle siempre estaba cerrada. Asi que escuché la que daba al patio, oí como entraba mi papá, sus pasos y el ruido tan especial que hace la bicicleta, la puerta cerrándose atras de él, ya que como había tantos zancudos (de pilón) las puertas tenían tela de alambre y se cerraban mediante algo especial, para que no se quedaran abiertas y entraran toda clase de bichos.

Como había un ropero de por medio, me hice a un lado y le pregunté... ya llegaste papá?... :O... ohhhhh no había nadie!!!.

Patitas pa'que te quiero, salí como demonio y le dije a mi mamá lo que me había sucedido y me dijo... ha de haber sido alguien que pasó por la calle... que calle ni que nada, clarito oí que llegaba mi papá, sus pasos y todo. Como mi mamá siempre ha sido muy escéptica, tuvo docenas de "razones lógicas", pero nada, ninguna me convenció y hasta la fecha se lo que oí esa noche. :D

3 comments:

Mandy said...

Pues que aventuras la verdad,
y el susto ese que paso....yo si le creo....
Gracias por compartir con nosotros todas estas historias.

Lizette said...

ahhhh qué miedooooo!! Me dio mucha risa leer tus aventuras.
I love you!

Anonymous said...

Eso de la casa en el lecho del rio estuvo muy bueno, que cosas que suceden, me divierte mucho la idea de pensar que la abuela se mojo por debajo del catre, pues logico, con el peso, pues algo del catre es de lo primero que te mojas! Es horrible inundarte, creeme que aunque sean dos cm son terribles, sobretodo si en lugar de catre tienes un colchon :O si, por experiencia. Oyeeee y quien habra entrado? yo si te creoooo